Seis duras lecciones de vida que mi abuelo me dio de niño y que sólo entendí de adulto.

Sigue tus pasos porque desde el cielo quiero verte caminar hasta que se te rompan los zapatos.

Hola:

Mi abuelo nació en la más absoluta pobreza. Le tocó vivir la Guerra Civil española y toda la dictadura, pero nunca le vi quejarse ni una sola vez.

Como a todos los paisanos, a mi abuelo le encantaba dar consejos y repetir en voz alta refranes que se inventaba. Cuando era niño, iba con él al campo a por leña y le escuchaba recitar aquellas extrañas lecciones y consejos que yo no lograba entender. Me hacía repetirlos una y otra vez, como la tabla de multiplicar.

Y hoy quiero compartir con vosotros los más inquietantes. Esos consejos que una vez aprendí de memoria y no entendí, y luego la vida me demostró que eran ciertos. Empecemos.

  1. Sobre la autoestima

«Para la mayoría de las personas, tu vida no vale nada porque no te conocen y no te necesitan, y si te conocen, tal vez aún así no les importes. Suena complejo, pero es verdad. Así que empieza a QUERERTE porque en esta vida, o te cuidas o nadie lo hará.»—Mi abuelo.

Cuando eres niño, te crees todos los cuentos de hadas. Piensas que la vida es una película de Disney, que eres Aladino y que tienes al genio de la lámpara mágica a tu disposición. Luego creces y ves que es mentira. Mis amigos de la infancia me dieron la espalda, la mujer que me juró amor eterno me dejó por teléfono, y a la mitad de mi familia sólo le interesa saber que no me va mejor que a ellos para poder criticarme a su antojo. Mi abuelo me lo advirtió. Y ahora sé que es verdad. Y actúo en consecuencia. Me elijo a mí mismo por encima de todo y de todos. Nadie va a morir por mí, nadie. Así que tengo que proteger mi autoestima y cuidarme. Te recomiendo que hagas lo mismo.

  1. Sobre cómo afrontar las derrotas

«Cuando la vida te golpea, escóndete para que nadie te encuentre. Llora, sécate las lágrimas, lámete las heridas y luego vuelve. No te compadezcas, sé autosuficiente. Cuando te caigas, levántate y enseña los dientes para que la vida sepa qué clase de lobo tiene delante».—Mi abuelo.

Mi abuelo y mi abuela vivieron momentos tan difíciles que no puedo ni imaginarlos. Sobrevivieron porque sabían que los depredadores huelen el miedo. Por eso nunca mostraron su debilidad en público. Y eso les salvó la vida. Y aunque hoy está muy de moda mostrar nuestra vulnerabilidad, la vida me ha demostrado, trabajo tras trabajo, en oficinas o bares, que cuando la gente, ya sean clientes, jefes o compañeros de trabajo, te ven débil, igual que algunos te ayudan, muchos otros huelen tu miedo y van a por ti para verte caer. Y por eso sigo el consejo de mi abuelo y sólo muestro mi vulnerabilidad a mi círculo más íntimo y personal.

  1. Sobre la manipulación

«En la vida te encontrarás con personas que se dedican a machacar psicológicamente a los demás sin pararse a pensar en todo el daño que pueden causar. Alégrate de que se vayan porque disfrutan viéndote mal».—Mi abuelo.

Cuando alguien se va de nuestra vida, nos sentimos mal, y deberíamos celebrarlo ¿Por qué no? Cada vez que una pareja me deja por otra, después de lamerme las heridas, lo celebro porque alguien que me engañaba se ha ido de mi vida, lo cual es un gran motivo de celebración. Mi abuelo también me dijo: «Deja de echar de menos al que se ha ido. Y aprecia más al que se quedó contigo. Porque este último es tu amigo, y el primero te condenó al olvido».

El tiempo me enseñó que tenía razón. Por eso respeto la lealtad por encima de todas las cosas, por eso invierto mi tiempo en personas leales.

  1. Sobre el respeto

«Cuando ves a alguien mayor que tú, nunca debes olvidar que se ha caído y levantado más veces que tú; por ley natural, la experiencia es un grado que hay que respetar, y debes escuchar en lugar de juzgar».—Mi abuelo.

La lección que extraigo de ello es que quien no escucha a sus mayores no llegará muy lejos porque perderá el tiempo cometiendo los errores que ya cometieron otros antes que él. Escuchar a personas que han pasado por lo mismo que tú estás empezando a experimentar puede ser de gran ayuda.

Escuchar a personas que consiguieron salir del pozo en el que nos encontramos nos ahorra dolores y esfuerzos innecesarios. No lo olvides.

  1. Sobre la felicidad

«En la vida, tendrás momentos felices que recordarás con tristeza Y momentos tristes que recordarás con alegría. Pero, por supuesto, habrá momentos difíciles que al final te harán reír y momentos bonitos que al final te harán llorar».—Mi abuelo.

Al crecer, descubrí que luchar por tus sueños nunca es un sacrificio. El sacrificio es no hacerlo.

Cuando pierdo el tiempo en diversiones a corto plazo, me arrepiento. Y cada vez que recuerdo lo que me ha costado conseguir algunas de las cosas que he logrado, sonrío de oreja a oreja.

  1. Sobre el miedo

«No permitas que el miedo se introduzca en ti. La persona que lo permite empieza cerrando puertas y ventanas y acaba poniendo candados a su corazón, a su mente y a su alma. Y eso no es vida».—Mi abuelo.

Esta es una de las lecciones más duras que he aprendido en la vida. Cuando tenía 18 años, practicaba espeleología y viajaba por el mundo en avión, hacía puénting y cualquier locura que puedas imaginar. Y durante un vuelo a Ibiza, tuve un viaje en avión MUY MOVIDO y lo que empezó con un poco de vértigo ahora es claustrofobia y miedo a volar.

Dejé que el miedo se me metiera dentro, que se extendiera como una enfermedad; hoy, casi no me meto en ascensores porque si se estropean, seguro que me entra el pánico. (Uno de mis objetivos de este año es volver a volar para vacunarme del miedo). Otra frase que me hizo repetir mi abuelo fue: «cuando yo no esté, recuerda mis consejos, pero sigue tus pasos porque desde el cielo quiero verte caminar hasta que se te rompan los zapatos».

Y eso es lo que hago; por eso escribo, y espero que estas lecciones también te sirvan a ti. Un abrazo virtual.
Fuente: Alberto García Martín, @MalaFama1981

#Saludos #Entrecanos,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te invitamos a ver más publicaciones

Editorial

Pensar fuera de la caja

Salir de lo común y explorar nuevas ideas te permite encontrar soluciones innovadoras y creativas. Piensa fuera de la caja y sorpréndete.

Leer más »
error: Contenido de Entrecanos.com