In Reflexión, Salud

Encontrado en la red…

– Cuál es el problema de su esposa?
Dijo el médico.
– Sordera. No escucha casi nada.
– Entonces, señor va a hacer lo siguiente: antes de traerla, haga un test para facilitar el diagnóstico.
A una cierta distancia, hable en tono normal, hasta que entienda la distancia en que ella puede escucharlo.
Y cuando venga – dice el médico – dirá a qué distancia estaba con ella cuando lo escuchó. ¿Está bien?

– Sí, claro, entonces.
Por la noche, cuando la esposa preparaba la cena, el esposo decidió hacer el test.
Midió la distancia que estaba en relación a la mujer.
Y pensó: » estoy a 15 metros de distancia.
Va a ser ahora «.

– ¿María, qué hay para cenar? – no oyó nada.
Entonces se acercó a 10 metros.
– ¿María, qué hay para cenar? – nada todavía.
Entonces, se acercó más de 5 metros.

– ¿María, qué hay para cenar? – silencio todavía.
Por último, se apoya a la espalda de la mujer y vuelve a preguntar:
– ¿María! Lo que tenemos para cenar?
– Pollo, mi vida… ¡Es la cuarta vez que te contesto!

Como saben, muchas veces pensamos que el problema ocurre con los demás, cuando en realidad el problema es nuestro, sólo nuestro…

#Saludos #Entrecanos
Carlos Miguel,

Fuente: https://www.facebook.com/98Obsidiana1/photos/a.164118527704409/529368107846114/?type=3&theater

Recommended Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search

error: Contenido de Entrecanos.com