In Abuelitud, Reflexión

Hola Comunidad:
Encontrado en la red.

-Viejo, podemos descansar si quieres –dijo la anciana cuando escucho jadear a su esposo detrás de ella.
-No vieja, estoy bien; además ya nos falta poco –dijo el anciano mientras empujaba la silla de ruedas de su esposa.
-Hay viejo, gracias por sacarme de ese lugar, era tan feo estar ahí.
-Lo se vieja, lo sé.
-Además no quería que se acabe así, sabes…
-Ya no hables vieja –la interrumpió el anciano –mira ahí está el lugar.
-Hay que hermoso verdad viejo, parece que no ha cambiado nada.
-Déjame ver si recuerdo donde está el árbol –el anciano se detuvo y empezó a buscar con la vista.
-Ahí, ya lo vi –apuntó la anciana con la mano temblorosa, que a su vez hacía temblar el tubo de la intravenosa que tenía en el brazo.
-Ah –exclamó el anciano –aun tienes la vista mejor que yo jejeje.
-Rápido viejo, ya va anochecer.
-Tranquila vieja, llegaremos en un rato –y el anciano siguió empujando la silla de ruedas.
-Al fin –dijo la anciana –viejo quiero bajar.
-Sí, enseguida –y el anciano como pudo, bajo a su anciana esposa al suelo junto con el suero que tenía en un brazo.
-Quítame esto viejo –le dijo, moviendo el suero.
-¿Estas segura? –preguntó el anciano un poco asustado.
-Ya no lo necesitaré, ya sabes…
-Está bien, lo haré –la volvió a interrumpir.
-Ven a echarte viejo, a donde vas –le dijo cuando vio que él se iba a donde un árbol.
-Aquí esta jeje –dijo muy emocionado –y mira nuestras iniciales aún se pueden ver.
-Ay si verdad –dijo la anciana afinando vista, vio unas iniciales dentro de un corazón tallado en el árbol.
-Hazme campo vieja –le dijo acercándose a ella y echándose a su lado.
-Aquí me propusiste matrimonio, ¿verdad viejo? – preguntó la anciana mientras ponía su cabeza sobre el pecho del anciano.
-Después de tantos años ¿todavía lo recuerdas?
-Quizá me he olvidado de muchas cosas viejo, pero esto nunca se me va olvidar.
-¿Y recuerdas que también aquí te pedí que seas mi enamorada? Jejeje.
-Fue cuando tallaste nuestras iniciales en el árbol –dijo un poco agotada, su voz empezaba a escucharse débil.
-Fueron años maravillosos vieja.
-64…64 años, ojala hubieran sido más. Pero no me arrepiento de nada.
-Yo tampoco…mi viejita.
-Viejo…
-¿Si?
-Te amo –y se quedó dormida.
-Yo también vieja, te amo. Mira el sol ya se está poniendo, despierta vieja… ¿vieja?

Pero la vieja no despertó, el anciano no pudo contener sus lágrimas y se aferró fuertemente a ella.
-Te prometo…te prometo que cuando llegue mi hora también vendré aquí…mi viejita.

#Saludos #Entrecanos
Carlos Miguel,

Recommended Posts

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Start typing and press Enter to search

error: Contenido de Entrecanos.com