S. O. S.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

S.O.S.

Un Boeing 777 vuela sobre el Atlántico, en dirección a su aeropuerto de destino.

Su vuelo muy tranquilo y estable a 800 km/h y a 30,000 pies, se ve interrumpido cuando de repente aparece un F-18 a casi Mach 2.

El piloto del avión de combate disminuye la velocidad, vuela junto al Boeing en formación y saluda al piloto del avión de pasajeros por radio: Piloto Combate (P.C.): «Aburrido el vuelo?«

Piloto Boing (P.B): ¿qué?

El piloto de combate, se invierte, acelera, pica el avión, monta rompiendo la barrera del sonido, sube rápidamente a una velocidad y altura vertiginosa, para después volver a descender casi al nivel del mar en una picada impresionante.

Reduce la velocidad y se vuelve a colocar al lado del Boeing y pregunta:

P.C.: «Bueno, ¿Que te pareció eso?«

El piloto de Boeing responde:

P.B.: «¡Muy impresionante, pero ahora mira tu

El piloto de avión de combate mira el Boeing, pero no pasa nada. El avión comercial sigue volando en forma recta y nivelada con la misma velocidad y actitud.

Después de cinco minutos, el piloto de Boeing dice por radio:

P.B..: «Bueno, ¿qué te pareció a ti ahora

El piloto del avión de combate pregunta confundido:

P.C.: «¿Pero, qué hiciste

El piloto comercial se ríe y contesta:

P.B.: «Me levanté del asiento, estiré las piernas, fui a la parte de atrás en el baño, tomé una taza de café, comí una rosca de canela e hice una cita con la azafata para las próximas tres noches, en un Hotel 5 Estrellas, que es pagado por mi empleador «.

La moraleja de la historia es:

Cuando eres joven, la velocidad y la adrenalina parecen ser excelente compañía, pero a medida que se envejece y se hace más sabio, el confort y la paz tampoco deben ser menospreciados.

Esto se llama S.O.S.: Más lento, más viejo, más inteligente (en ingles slower, older, smarter).

Dedicado a todos mis amigos que, como yo se acercan al S.O.S.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te invitamos a ver más publicaciones

Reflexión

El síndrome de la ventana rota

Hola Comunidad: En la Universidad de Stanford (EEUU), el Prof. Philip Zimbardo realizó un singular experimento de psicología social. Dejó dos autos abandonados en la

Leer más »
Abuelitud

Papá en Geriátrico.

Hola a todos: Recién me encuentro con un vídeo que me conmovió por su sencillez, pero sobre todo por su mensaje. Los invito a verlo.

Leer más »
Editorial

Aún puedo, hijo…

Llévame al baile hijo que aún no estoy tan vieja ¡Quiero lucirme contigo! Bailando del brazo sujeta. Llévame el teatro hijo, que aún no estoy

Leer más »
error: Contenido de Entrecanos.com