El Niño interior

El niño interior es una dimensión de nuestra psique que necesita ser cuidada y protegida para poder crecer y florecer, mejorando así nuestro bienestar emocional y espiritual.

Hola:

El concepto del niño interior se originó en la psicología transpersonal, que es una corriente de pensamiento que se enfoca en los aspectos más profundos y trascendentales de la experiencia humana. La psicología transpersonal se desarrolló en la década de 1960 y 1970 como una reacción contra la psicología tradicional, que se enfocaba principalmente en el estudio del comportamiento observable y las patologías mentales. La psicología transpersonal, en cambio, se enfocaba en la exploración de los aspectos más profundos de la conciencia humana, como la experiencia mística, la intuición, el potencial humano y la espiritualidad.

El concepto del niño interior fue popularizado por el psicoterapeuta suizo Carl Jung, quien lo describió como una parte de nosotros mismos que permanece en un estado de inocencia, vulnerabilidad y espontaneidad, similar al de un niño pequeño. Jung creía que esta parte de nosotros es crucial para nuestro bienestar emocional y espiritual, y que necesitamos nutrirla y protegerla para poder desarrollar una personalidad saludable y equilibrada.

Sin embargo, el término «niño interior» fue popularizado en la década de 1970 por la psicóloga y escritora estadounidense, Alice Miller, quien se enfocó en la relación entre los traumas de la infancia y los problemas emocionales y psicológicos en la edad adulta. Miller creía que el niño interior era una parte fundamental de nuestra psique, que se había visto afectada por las experiencias traumáticas de nuestra infancia. Según ella, debíamos aprender a escuchar las necesidades y los deseos de nuestro niño interior para poder liberarnos de las heridas emocionales del pasado y desarrollar una personalidad más auténtica y creativa.

En términos generales, podemos entender el concepto del niño interior como una parte de nuestra psique que contiene todas las emociones, deseos y necesidades que experimentamos durante nuestra infancia. Esta parte de nosotros es inocente, vulnerable y espontánea, y se comunica con nosotros a través de los sueños, los deseos, los miedos y las emociones. Si aprendemos a escuchar y nutrir a nuestro niño interior, podemos liberarnos de las heridas emocionales del pasado, desarrollar una personalidad más auténtica y creativa, y mejorar nuestro bienestar emocional y espiritual.

Es importante destacar que el concepto del niño interior no se refiere a una entidad separada de nosotros mismos, sino a una dimensión de nuestra psique que está presente en todas las etapas de nuestra vida. Aunque el niño interior es más evidente en la infancia, sigue siendo una parte importante de nuestra personalidad en la edad adulta. De hecho, muchas de las patologías emocionales y psicológicas que experimentan los adultos pueden ser el resultado de una desconexión o negación de esta parte de nosotros mismos. Algunos ejemplos de esto incluyen la depresión, la ansiedad, la baja autoestima, la falta de creatividad y la dificultad para establecer relaciones interpersonales saludables.

Para entender mejor esta idea, podemos comparar el niño interior con un jardín. Al igual que un jardín, nuestro niño interior necesita ser nutrido, cuidado y protegido para poder crecer y florecer. Si no lo hacemos, las plantas pueden marchitarse y morir, al igual que nuestra personalidad puede volverse desequilibrada y enfermiza. Por otro lado, si aprendemos a escuchar y cuidar a nuestro niño interior, podemos disfrutar de un jardín emocional vibrante y saludable, en el que florecen la creatividad, la felicidad y la plenitud.

Para conectar con nuestro niño interior, podemos utilizar diversas técnicas y estrategias. Algunas de ellas incluyen la meditación, la visualización, el trabajo con sueños, el diálogo interno, el arte y la escritura. Algunas personas también encuentran útil trabajar con un terapeuta o un consejero para explorar las emociones y los patrones de pensamiento que surgen cuando conectan con su niño interior.

#Saludos #Entrecanos,

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te invitamos a ver más publicaciones

Abuelitud

Papá en Geriátrico.

Hola a todos: Recién me encuentro con un vídeo que me conmovió por su sencillez, pero sobre todo por su mensaje. Los invito a verlo.

Leer más »
error: Contenido de Entrecanos.com