In Abuelitud, Reflexión

Él tiene ochenta y tantos años e insiste en llevar de la mano a su mujer por donde anda.

Y cuando le pregunté, ¿Por qué su mujer camina como distraída, cómo si siguiera nada? El respondió, porque tiene Alzheimer. Entonces le pregunté, ¿Se preocupará su mujer si usted la suelta, la deja o simplemente usted se cansa? Y respondió «Ella no se acuerda…Ya no sabe quien soy yo, desde hace un par de años que ya no me reconoce». Yo sorprendido, le dije: «¡que bien! Y aun así sigue de guía por el camino cada día a pesar de que ella no lo reconoce».

El hombre sonrió, me miró a los ojos. Entonces me dijo: «Ella no sabe quien soy yo, pero yo si sé quien es ella».»El amor de mi vida».

#Entrecanos,

Encontrado en la red: https://www.facebook.com/photo.php?fbid=2367858093249366&set=gm.1461176140707491&type=3&theater

Recommended Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search

error: Contenido de Entrecanos.com