In Arte, Reflexión

Hola Comunidad:

Allá por el año 1969 o 1970 era yo un joven de casi 18 años y tenía una relación de noviazgo; para celebrar nuestro primer aniversario la invité a un bar en la zona Sur del Distrito Federal, como así se le conocía entonces, me parece que se llamaba El Barón Rojo, en la Av. Insurgentes Sur casi para llegar a la Ciudad Universitaria.

Acudimos por la noche y al piano estaba un joven cantautor que nos deleitó con muy bonitas canciones, cuyas románticas letras confirmaron que habíamos acudido al sitio correcto.

Vídeo de Life On Super 8 en Pexels.

Este hombre platicaba entre canción y canción y en un momento dijo que él podía componer, sobre cualquier tema, un estribillo que diera paso a una canción e invitó a la audiencia a que le propusiéramos algo sobre el cual él desarrollaría la música y la letra.

Sin pensarlo 2 veces levanté la mano y le propuse algo considerando no podría encajar en una canción; el tema: Con un clavo en tu zapato.

Para nuestra sorpresa él de inmediato entonó una melodía y luego de unos compases, cantó una canción en la que ensambló perfectamente la frase: Con un clavo en tu zapato.

No recuerdo la letra ni tampoco la melodía, pero tengo muy presente que me impresionó gratamente por bonita y con una rima y cadencia exactas.

Hoy tengo que agradecer a esta persona haya prestado atención a un chamaco que le quiso poner una trampa con un tema inverosímil, y del que él no solo salió airoso, sino que creó una maravilla de canción que a medio siglo de distancia, recuerdo y reconozco el gesto con mucho aprecio.

Aprovecho también para disculparme sinceramente con ese cantautor anónimo, por haber puesto en tela de juicio su enorme capacidad y talento.

#Saludos #Entrecanos
Carlos Miguel,

Recommended Posts

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Start typing and press Enter to search

error: Contenido de Entrecanos.com