Contar con un propósito en la vida, le da sentido

Descubre cómo encontrar tu propósito personal como persona mayor, la diferencia entre los distintos propósitos, y el concepto de Ikigai.

Hola:

Un propósito se define como la determinación firme de hacer algo, y en el transcurso de nuestras vidas es imperativo definir propósitos y metas, y es particularmente importante como uno de los elementos fundamentales que pueden marcar la diferencia en la calidad de vida y la longevidad en la edad adulta y en la vejez; numerosos estudios han demostrado que las personas que tienen un propósito bien definido y lo persiguen de manera activa y consciente, tienden a tener una mejor salud mental y física, a vivir más tiempo y a disfrutar de una mayor calidad de vida en general.

El propósito en la vida puede ser entendido como aquella motivación interna que nos impulsa a realizar una actividad o tarea concreta, y que nos da sentido y significado a nuestra existencia. En otras palabras, el propósito en la vida es aquello que nos mueve y nos inspira a hacer lo que hacemos, y que nos da una razón para seguir adelante incluso en los momentos más difíciles.

Para identificar el propósito en la vida, es necesario hacer una reflexión profunda sobre nuestras motivaciones, valores y objetivos personales. Esto implica tomar en cuenta tanto nuestros intereses personales como nuestras habilidades, talentos, así como también nuestras experiencias pasadas y nuestras aspiraciones futuras. En este proceso de reflexión, es importante considerar que nuestro propósito en la vida puede ser muy variado, desde dedicarnos a una causa social o a una actividad artística, hasta emprender un proyecto empresarial o desarrollar una actividad deportiva.

Una vez que se ha identificado el propósito en la vida, es importante ponerlo en práctica de manera activa y consciente. Esto implica diseñar un plan de acción concreto que nos permita avanzar hacia nuestros objetivos de manera efectiva y sostenible en el tiempo. Algunas formas de poner en práctica el propósito en la vida pueden incluir la formación de redes de apoyo y colaboración, la búsqueda de recursos y herramientas necesarias para alcanzar los objetivos, y la incorporación de hábitos saludables y equilibrados en la vida diaria.

Es importante destacar que el propósito en la vida puede tener distintos grados de beneficio propio y beneficio colectivo. En este sentido, podemos encontrar propósitos que están orientados principalmente a la satisfacción personal y al logro de metas individuales, y otros que buscan generar un impacto positivo en la comunidad y en el entorno en el que se desenvuelven. En ambos casos, es importante tener en cuenta que el propósito en la vida debe estar en consonancia con nuestros valores y principios éticos, y que debe ser coherente con nuestros intereses y habilidades personales.

Uno de los conceptos que se ha popularizado en las últimas décadas es el de Ikigai, que proviene del japonés y que puede traducirse como «razón de ser» o «motivo para vivir». El Ikigai se refiere a aquel propósito en la vida que nos permite encontrar el equilibrio entre nuestras pasiones, habilidades, valores y necesidades, y que nos facilita a vivir de manera plena y satisfactoria. En otras palabras, el Ikigai es aquel propósito en la vida que nos permite encontrar la felicidad y el bienestar de manera integral.

Para poner en práctica el Ikigai es necesario identificar aquello que nos apasiona y nos mueve internamente, aquello en lo que somos buenos, en lo que podemos aportar valor a los demás, aquello que el mundo necesita y está dispuesto a pagar por ello, y todo lo que podemos hacer de manera sostenible y equilibrada en el tiempo. Al encontrar el punto de intersección entre estos cuatro elementos, se puede llegar a una actividad o proyecto que cumpla con todas estas características y que nos permita vivir de manera plena y satisfactoria.

A continuación, se presentan 10 ejemplos de puesta en práctica del Ikigai en oriente:

Agricultura ecológica: en Japón, muchas personas han encontrado su Ikigai en la agricultura ecológica y la producción de alimentos saludables y sostenibles.

Artesanía tradicional: en países como India y China, la artesanía tradicional sigue siendo una fuente de Ikigai para muchas personas, que encuentran en la creación de objetos únicos y de calidad una forma de expresar su creatividad y generar ingresos.

Enseñanza: en Corea del Sur, muchos profesores encuentran su Ikigai en la enseñanza de niños y jóvenes, y en la transmisión de valores y conocimientos que contribuyen al desarrollo de la sociedad.

Cuidado de la salud: en Tailandia, muchas personas encuentran su Ikigai en el cuidado de la salud y la medicina natural, lo que les permite ayudar a otros a mejorar su calidad de vida.

Arte y cultura: en muchos países de oriente, el arte y la cultura siguen siendo una fuente de Ikigai para muchas personas, que encuentran en la expresión artística una forma de comunicar y conectar con otros.

Deporte y actividad física: en países como Japón, la práctica de deportes tradicionales como el sumo o el judo sigue siendo una fuente de Ikigai para muchos, que encuentran en la actividad física una forma de mantenerse saludables y mejorar su calidad de vida.

Emprendimiento social: en países como India y Bangladesh, muchas personas encuentran su Ikigai en el emprendimiento social, y en la creación de proyectos que buscan mejorar las condiciones de vida de comunidades desfavorecidas.

Espiritualidad: en países como Nepal, la espiritualidad y la práctica de meditación y yoga son una fuente de Ikigai para muchas personas, que encuentran en estas prácticas una forma de encontrar la paz y la armonía interior.

Ciencia y tecnología: en países como Corea del Sur y Japón, la ciencia y la tecnología son una fuente de Ikigai para muchas personas, que encuentran en la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías una forma de contribuir al avance de la humanidad.

Servicio a la comunidad: en muchos países de oriente, el servicio a la comunidad sigue siendo una fuente de Ikigai para muchas personas, que encuentran en la ayuda a otros una forma de hacer una diferencia positiva en el mundo.

Es importante destacar que no existe una única forma de encontrar el propósito en la vida o el Ikigai, ya que cada persona tiene sus propias motivaciones, intereses y habilidades. Lo que necesitamos es buscar una actividad que nos permita sentirnos plenos y satisfechos, y que contribuya al bienestar propio y de los demás. Además, el propósito en la vida no debe ser confundido con la búsqueda de beneficios económicos o personales, ya que estos no siempre son suficientes para generar una satisfacción real y duradera.

#Saludos #Entrecanos,

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te invitamos a ver más publicaciones

Arte

Philip Jackson, Escultor

Philip Henry Christopher Jackson es un escultor escocés galardonado, conocido por su estilo moderno y énfasis en la forma. Actuando como escultor real de la

Leer más »
Lectura

Por amor al arte.

Explora el origen de la expresión y su evolución, y cómo el arte se crea por pasión más allá del interés económico.

Leer más »
error: Contenido de Entrecanos.com