“Yo tenía un perro negro llamado depresión” es un cortometraje educativo realizado por Organización Mundial de la Salud, y tiene por objetivo ayudarnos a comprender lo que verdaderamente supone la depresión en personas que la padecen.

No obstante antes de ver el vídeo debemos destacar que la metáfora de usar la imagen del perro negro como la depresión se remonta a la expresión que Winston Churchill utilizó para describir su melancolía. Este poderoso político británico que combatió al nazismo con fiereza manifestó que con frecuencia se veía atrapado en la depresión, una bestia que lo acompañó siempre y que lo poseyó durante los últimos años de su vida.

Un perro cuyos lúgubres aullidos atormentan la mente de quien los escucha, sometiendo su vida a la angustia, la pesadez y la apatía.

La depresión no es una elección ni tampoco un signo de debilidad. No hay nadie que pueda decidir sobre esta sentencia. No funcionamos de esa manera ni tenemos un botón que active nuestra capacidad para sentirnos bien o mal.

Así, a todos puede pasarnos. Un día, de pronto, todo pierde sentido para nosotros. No hay nada que nos motive, que nos anime o que nos merezca levantarnos de la cama. El perro negro comienza a hacerse más y más grande, haciéndonos sentir profundamente tristes e irritables.

Su presencia nos agota y nos agobia, la angustia nos invade y nos vencen las circunstancias, alimentando a nuestro perro negro sin fuerzas ni ganas. A veces somos más conscientes de la presencia del animal pero también existe la posibilidad de que en cierto momento nos dé un respiro. Eso no significa que haya desaparecido.

#Saludogs,

Fuente: https://lamenteesmaravillosa.com/yo-tenia-un-perro-negro-el-corto-que-nos-ayuda-a-comprender-la-depresion/