Del origen de nuestro nombre...

Bueno, aquí vamos en lo que ya no es la prueba sino la primera grabación y la pregunta sería: ¿Cuándo empecé a ser un Entrecano?, y esto me lleva a reflexionar que fue como a los 16 años de edad y se preguntaría uno ¿Cómo puede una persona ser Entrecano a los 16 años de edad?, pues sí, pero siempre me sentí mayor, muy mayor, y debo reconocer que eso va de la mano con el complejo de sentirme superior a los demás, y sentirme que no era yo el que correspondía a esa edad que entonces tenía, 16, que no correspondía a ella, pero debo decir que es una especie de complejo y buscaba que la gente me hablara de usted a pesar, sobre todo debo decir que lo hacía con gente de nivel socioeconómico menor al mío, y no es que el mío fuera alto sino que sencillamente así me sentía yo, como de un nivel socioeconómico diferente y ajeno al de los demás. En fin, que esta es una cuestión personal mía, e insisto, algo de lo que no estoy orgulloso ahora pero así fue, y desde entonces me he sentido de una edad suficientemente mayor al resto de la gente de mi edad, entonces atribuyo esta forma de ser Entrecano, mayor, y pues avejentarme en relación a la verdadera edad que tenía.

En fin, ¿Y qué es ser Entrecano?, es la unión de 2 palabras, que las canas están entre el pelo o cabello, y esta es una forma de entender de las personas de edad mayor que empezamos a peinar canas, de poco a poco ya que en conjunto no se dan de un día para otro, y aparecen una y luego otra, y en el espacio de tiempo se multiplican al punto de que acaban siendo más las canas que el cabello de otro color; ese es un Entrecano.

Pero por otra parte también es el juego de palabras: entre los canos, es decir, de ser uno de entre este tipo de gente que tenemos el privilegio de haber llegado a la tercera edad. ¿Y por qué digo privilegio?, sencillamente porque no todos llegamos ya que hay mucha gente que se queda en el camino, es triste pero así sucede, hay gente que por ciertas circunstancias no llega a ser Entrecano, y quizá quien lea esto pensará que por fallecimiento, y estará en lo cierto, pero también hay otras personas que no llegan a ser Entrecanos por que no llegan a aceptar la edad que tienen, y vemos a hombres que son y deberían parecer Entrecanos, y esos hombres se visten y comportan como si tuvieran 20 años menos: camisas desabotonadas, gruesas cadenas de oro al cuello, pecho descubierto, pero en fin, la juventud se lleva en la mente y la edad también, pero esta gente tiende a no ser, comportarse y conformarse con la edad que tienen.

Pero también algunas mujeres, mujeres mayores que se resisten a portar la edad con la dignidad, el honor, el gusto, y la elegancia que debería de ser, y usan minifaldas y escotes pronunciados, y se visten como si fueran sus hijas, y esto sale de lo que son parámetros como digo de portar bien la edad, la edad que a cada uno nos corresponde.

Entonces esta gente no quiere ser Entrecano, no se encuentra en ese nicho de Entrecanos, y por lo mismo no los considero, pero sí estoy convencido que es un privilegio ser Entrecano, y pertenecer a este grupo especial, diferente, que ya tenemos experiencias, vida hecha, momentos, buenos y malos ya que no cabe duda que la vida viene aderezada con buenas y malas experiencias, y el resultado es que uno está vivo, activo, pensante, diseñando cosas, y que las disfruta de una manera distinta a la gente de menor edad. Ahora de damos más valor a lo que realmente lo tiene, y no a las posesiones ni a todo aquello que nos permite presumir, y ser a través de lo que tenemos, sino a través de lo que somos y se encuentra en nuestro interior.

Entonces, bueno, estos somos los Entrecanos, este grupo de privilegio al que yo estoy enfocado, al que me gustaría leer a través de sus comentarios, y que me lean, escribir y que me escriban, opinar y que me opinen, y sobre todo nutrir, pero más importante que nada, que me nutran porque siempre estamos aprendiendo, independientemente de la edad, uno establece puntos de referencia y es algo que me gustaría conseguir; que haya un ida y vuelta, un doy y recibo en comentarios, en expresiones, y a seguir creciendo, porque la vida es para eso, para crecer hasta que el cuerpo aguante.

A todo aquel que lea esto, bienvenido a Entrecanos, ¿y saben a quién también está dirigido?, a, y esto es algo que va a ser curioso que lo exprese, pero también está dirigido a todos aquellos que tarde o temprano van a ser Entrecanos, como los que ya lo somos, y digo que es curioso porque puede haber alguien que no se ve en esa circunstancia ya que le faltan 5, 10, ó 20 años para ser Entrecano, pero hay que prepararse para serlo.

La edad llega sola, pero si la queremos portar con esa dignidad a la que me referí antes, entonces debemos estar preparados para que esa edad de privilegio la vivamos con plenitud en todos los sentidos, no sólo en aspectos de salud mental y física, también emocional, económica, afectiva, familiar, de tantas maneras que nos tenemos que preparar y no lo sabemos, nadie nos lo dice, igual a volverse Padres. Todos sabemos o creemos que un día podemos ser Padres o Madres, pero no hay escuelas, y para ser Entrecano tampoco, y esa es la parte más difícil de la vida por ser la última etapa donde se pierden facultades, donde cuesta más trabajo hacer las cosas, donde hay olvidos, incluso existen limitaciones y carencias, pero bueno, para eso hay que prepararse, para evitar caer en una situación desfavorable, y de hecho prepararse para tener una vida digna, en esta etapa como Entrecano.

Sean todos bienvenidos a esta edad de gracia.

Carlos Miguel,